Seguidores

11/2/17

Memories from Big Bill Broonzy

Toca entrada pureta y es que estuve con el divertido y excitante combo Travellin' Brothers, viéndoles in live action vaya, y qué recuerdos me trajeron. Un repertorio que recurre al cancionero que tanto nos gusta y que incluye tradicionales con los que el Gran Bill también se arrancaba. Ya hablaremos del imperdible show preparado por los bilbaínos pero lo que va delante va delante y hoy toca purismo con el Rey del Blues del Chicago de los 30. Antes de Muddy estaba este prolífico compositor que actuó como puente para el el blues electrificado y fue el number one en la ciudad. Su característico estilo, definido por su mixtura musical, lo desgranaba con historias que contaban las ansias y miserias de esa multitud compuesta por miles de negros sureños que emprendieron el éxodo en busca de la tierra de las oportunidades que eran las grandes ciudades del norte y, además, Big Bill hasta se atrevía con denuncias a la segregación imperante en yanquilandia. Como él declaró "Los Blues son una historia, tú cantas sobre la manera en cómo se te ha tratado, la forma en la que vives. El Blues cuenta la historia de la vida de los Negros".  Alrededor de las grandes urbes industriales del norte los ghettos proliferaron y en los años 20 en el del South Side de Chicago se vivió una bulliciosa efervescencia musical al son de las guitarras y pianos. Todo el mundo subía a la Ciudad del Viento, así que Big Bill se fue para allá en busca de fortuna, allí aprendió a tocar la guitarra, trabajó a destajo (siempre se ha dicho que muchas de sus canciones estaban incompletas lo que no evitó que casi todo el mundo las grabara) y acabó encontrando su camino y lo que fue a buscar hasta el punto de terminar dedicándose a la música por completo. Hacia el final de su carrera, en plena madurez artística, se vino para Europa para un par de giras que le sirvieron para protagonizar el revival folk que se estaba viviendo y ayudaron a introducir el blues en el Viejo Continente. Lastimeramente, El Gran Bill nunco pudo ver del todo hasta dónde llegó la (su) criatura electrificada por Muddy porque un cáncer de garganta acabó con él en 1958, pero gracias a tipos como él el blues encontró su camino como hiciera él mismo al subir a Chicago y es que puede que Big Bill sea el Blues y el Blues sea Big Bill. Aquí os va un momentico de su actuación de 1956 en un garito de Copenhague.



El vídeo y la canción es para ilustrar, sin otra intención . Sus derechos los tendrán reservados sus creadores/propietarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada