Seguidores

11/2/17

Memories from Big Bill Broonzy

Toca entrada pureta y es que estuve con el divertido y excitante combo Travellin' Brothers, viéndoles in live action vaya, y qué recuerdos me trajeron. Un repertorio que recurre al cancionero que tanto nos gusta y que incluye tradicionales con los que el Gran Bill también se arrancaba. Ya hablaremos del imperdible show preparado por los bilbaínos pero lo que va delante va delante y hoy toca purismo con el Rey del Blues del Chicago de los 30. Antes de Muddy estaba este prolífico compositor que actuó como puente para el el blues electrificado y fue el number one en la ciudad. Su característico estilo, definido por su mixtura musical, lo desgranaba con historias que contaban las ansias y miserias de esa multitud compuesta por miles de negros sureños que emprendieron el éxodo en busca de la tierra de las oportunidades que eran las grandes ciudades del norte y, además, Big Bill hasta se atrevía con denuncias a la segregación imperante en yanquilandia. Como él declaró "Los Blues son una historia, tú cantas sobre la manera en cómo se te ha tratado, la forma en la que vives. El Blues cuenta la historia de la vida de los Negros".  Alrededor de las grandes urbes industriales del norte los ghettos proliferaron y en los años 20 en el del South Side de Chicago se vivió una bulliciosa efervescencia musical al son de las guitarras y pianos. Todo el mundo subía a la Ciudad del Viento, así que Big Bill se fue para allá en busca de fortuna, allí aprendió a tocar la guitarra, trabajó a destajo (siempre se ha dicho que muchas de sus canciones estaban incompletas lo que no evitó que casi todo el mundo las grabara) y acabó encontrando su camino y lo que fue a buscar hasta el punto de terminar dedicándose a la música por completo. Hacia el final de su carrera, en plena madurez artística, se vino para Europa para un par de giras que le sirvieron para protagonizar el revival folk que se estaba viviendo y ayudaron a introducir el blues en el Viejo Continente. Lastimeramente, El Gran Bill nunco pudo ver del todo hasta dónde llegó la (su) criatura electrificada por Muddy porque un cáncer de garganta acabó con él en 1958, pero gracias a tipos como él el blues encontró su camino como hiciera él mismo al subir a Chicago y es que puede que Big Bill sea el Blues y el Blues sea Big Bill. Aquí os va un momentico de su actuación de 1956 en un garito de Copenhague.



El vídeo y la canción es para ilustrar, sin otra intención . Sus derechos los tendrán reservados sus creadores/propietarios.

7/2/17

No es asunto de nadie

Quiero ser como Sam (por eso hago versiones de sus canciones)



  

Un estándar cuasi-centenario mil y una veces interpretado y reinterpretado servido aquí por la gracia del inigualable Sam, un tío de magna influencia en esto del SOUL, más que sea por la cantidad de jovenzuelos que lo idolatraron y decidieron para jolgorio y algarabía nuestros seguir sus pasos (¿hace falta que cite a Otis o a Al Green?).Si hasta hubo una época en la que los blanquitos querían ser como Sam Cooke y grupos patrios aún recurrían a su figura allá por los años 80), un cantante MAYÚSCULO que define el melisma como diría el Dr. Soul. Aquí os va el estándar:


Y como hace mucho tiempo que no hay conexión cinera que aquello quedó en el olvido aunque, mira tú, sirvió para crear este súper-bloj, y se acaban de repartir los insignes premios cineros autóctonos, a ver quién sin previo paso por Google es capaz de disir la curiosidad cinematográfica que tiene el grupo enlazado, a ver, a ver.

Fotos, vídeos y canciones se utilizan para qué se vea lo que digo, sin ningún otro ánimo. Los derechos son de sus creadores/propietarios.

4/2/17

Ella no está mal

Nada mal. Y es que un retorno a los grandes clásicos siempre viene bien, ¿o no?


Allá va el Salvaje Pickett que sembró con un buen puñado de canciones y regó con litros de sudor la Tierra de las 1000 Danzas que es el Soul, al que ayudó a florecer con gritos en los que iba todo, en los que sacaba el Alma desde las profundidades de su interior, catarsis sin mindfulness, vaya. Allá va The Wicked Pickett con su cover (con esas potentes líneas de viento y ese bajo de Cogbill) de uno de los pocos éxitos de un tío curioso. Así que eso, en este bloj siempre hay sorpresas, incluso cuando nos ponemos nostálgicos y nos marcamos un clásico.

Ya sabéis vídeo y canción sólo se ponen para qué veáis de qué hablo, sin ninguna otra intención. Sus derechos los tendrán propietarios/creadores.
 



 

30/1/17

Tempus Fugit

¿¿¿¡¡¡Pero, cómo???!!! ¿Acaso nos separamos del Gran Árbol de la Música Negra? Nor do I. Es que de vez en cuando hay que ampliar miras y horizontes y estar ojo avizor como el de esta foto:

Y así pescar música interesante como la que compuso Carly Comando para su noviete de aquellos años que andaba líado con un proyecto que da para pensar y que hizo furor en Internet cuando lo publicó. ¡¡¡Allá va!!!
 
 
 
Las imágenes y vídeo/canción son para que la gente vea y oiga lo que digo (sólo para eso).

28/1/17

Disco lavadora

Para el fin de semana pasamos de la anterior entrada pureta a una sacrílega. ¡¡¡¿¿¿Un grupo europeo y de los 90???!!! ¿¿¿¡¡¡Pero, esto qué es???!!!


Recordad todo aquello de los derechos de autor sobre canción y vídeo incluidos. Aquí no tienen otro fin que ayudar a pasar el rato al personal.

23/1/17

Good Morning

Como diría el blanquito de Clapton, otro bebedor de espirituosas negras, hay que recargar pilas de vez en cuando escuchando algo de blues. Por eso el bloj hoy para en uno de sus grandes armonicistas que parió para estrenar el formato un histórico lp a mediados de los 60 con la ayuda de un guitarrista no menos reconocido y que contiene entre sus cortes una versión fantástica del clásico de Sonny Boy Williamson que incluyo enseguida. La portada del álbum, una foto cuasidifuminada en b/n de un Junior Wells repeinadísimo con tupé al que el humo parece envolver a medida que las columnas que va formando se elevan hacia el techo, ya nos pone en situación y nos traslada directamente a los garitos de Windy City en los que se tocaba el blues eléctrico más puro y salvaje. Una inmersión en la música del diablo y un viaje a las entrañas del sonido negro. Para muestra de la chaqueta Hoodo el botón Sonny Boy al que aludía antes. El lp no tiene desperdicio, hagánse con una copia, queridos seguidores y seguidoras del blog, que además en la modernor queda molón tener algo de blues en la estanteria.


La canción y el vídeo se ponen como muestra de lo que digo, sin otro ánimo ninguno. Sus derechos están reservados por sus creadores/propietarios.

20/1/17

Little Devil

Se acerca el fin de semana y seguimos de paseo por el profundo Sur con una de tantas mujeres que se quedaron en el intento de alcanzar fama y fortuna en esto del showbiznezz. Nuestra prota cuando dió por concluida su aventura seglar volvió al redil y retornó a la iglesia para continuar cantando allí. Antes, como digo, lo intentó a principios de los 70 de la mano del agitador musical afincado por aquellos años en Louisiana Bobby Patterson (que hoy día aún debe seguir por allí relacionado de alguna manera con el mundillo de la música local) y llegó a grabar un lp en el '73 y algún  que otro single. Después apareció en una OST que compuso Van McCoy para la biopic de Harriet Tubman allá por el '78 y poco o nada más. En fin, seguro que le picó el gusanillo y el Diablo que todo el mundo tiene en su alma la convenció para emprender una aventura que no la llevó muy lejos. Señoras, señores, con todos ustedes, una de tantas mujeres anónimas,  una muesca sureña, de esas que marcan y hacen grande el Soul de trinchera...Tommie Young:


La canción y vídeo se ponen para divertir, sólo eso, sus derechos están reservados por sus creadores y/o propietarios.